Main menu

Nathan Drake desembarca en PlayStation 4, pero no lo hace con la cuarta entrega de su saga sino con un recopilatorio de sus tres primeras aventuras. Uncharted pone de largo sus mejores galas con una estupenda remasterización que, si bien tiene algunas ausencias notables como el multijugador o el episodio de PS Vita, lo cierto es que cumple con nota a la hora de acercarnos sus grandes historias.

El sello que ha dejado Uncharted tras su debut en la pasada generación de videoconsolas es inconmensurable y el que, de momento, está siendo el ciclo de las remasterizaciones, ha considerado que la trilogía de aventuras de Nathan Drake para PlayStation 3 merecía dar el salto a la nueva máquina de Sony con un pack de títulos a la altura. Embalaje y puesta en escena ideales para tres aventuras que no se puede perder ningún fan del género, y que ejercen varias funciones al mismo tiempo: Introducen a Nathan Drake como uno de los grandes héroes del momento y un abanderado de la marca PlayStation y, además, ejercen de formidable carta de presentación para la llegada a PlayStation 4 de su cuarto episodio en 2016.

Los chicos de Bluepoint Games, auténticos expertos en llevar a cabo remasterizaciones y versiones de videojuegos para otras plataformas, vuelven a demostrar que lo sucedido con God of War Collection, Metal Gear Solid HD Collection o la versión para Xbox 360 de Titanfall no han sido casualidades. No en vano Sony les ha vuelto a encargar otro trabajo más con la remasterización de Gravity Rush para PlayStation 4. 1080p de gloriosa resolución y 60 frames por segundo para una fluidez sin precedentes en la serie son sólo la punta del iceberg de una obra que esconde, además, mejoras en modelados, abundantes filtros de imagen, trabajo extra en texturas y carga poligonal e incluso un control más pulido y exacto.

Algunos de los puzles del juego se resuelven como rompecabezas puros y duros, y otros incluyen elementos de físicas.

No perderemos mucho el tiempo poniéndote al día sobre lo que ofrece la trilogía de videojuegos de sobremesa Uncharted, puesto que para eso ya tienes sus análisis en las páginas de la revista. Para ejercer de necesaria introducción basta mencionar que se trata de una franquicia que recoge lo mejor del género de acción y aventuras haciéndose fuerte en los elementos más clásicos de éste: tiroteos en tercera persona con coberturas, exploración de escenarios muy variados y de gran belleza y apuesta por la incorporación de rompecabezas esporádicos para dar un alivio a las secuencias más espectaculares y de adrenalina. Además, esta franquicia en particular, incorporó a la fórmula un sentido cinematográfico verdaderamente espectacular, heredado del cine de Steven Spielberg en general y de la saga de Indiana Jones en particular, y que quedó particularmente de manifiesto en los episodios segundo y tercero. Si a esto sumamos el carisma y encanto de su protagonista y de toda la tropa de sus compañeros de andanzas Elena Fisher, Victor Sullivan "Sully" o Chloe Frazer, entre otros, tenemos entre manos los líderes de unas historias que además estaban francamente bien.

El trabajo extra sobre modelados y texturas dejan un salto verdaderamente notorio del que se beneficia el ya lejano debut de Naughty Dog

Convertido por méritos propios en uno de los abanderados de Sony para la marca PlayStation, la trilogía recibe con esta remasterización un sentido homenaje que devuelve a la actualidad a la vigencia a la IP. ¿Por qué decimos esto? El primer juego de la serie, El Tesoro de Drake, data de 2007 lo que supone que está algo trasnochado en términos gráficos y jugables en comparación con lo que estamos disfrutando en los últimos tiempos. Lejos de contentarse con llevar a cabo un mero aumento de resolución y frame-rate, los chicos de Bluepoint Games han mejorado lo gráfico pero también la precisión del control reduciendo hasta extremos sorprendentes la latencia. El ligero retardo que experimentábamos con el DualShock 3 en el original desaparece por completo en su traslado a la versión de PlayStation 4, y en líneas generales hablamos de unos movimientos de máxima exactitud en nuestras acciones que facilitan los momentos más críticos de plataformas y combates del original. Esto, unido a los 60 frames por segundo, permiten una experiencia de juego mucho más fluida que se nota en todas las entregas pero que queda más de manifiesto que en ninguna en la primera.

Las tres campañas están repletas de momentos imponentes. El del submarino es uno de los más emblemáticos de la primera.

El primer lanzamiento también es, de hecho, el que peor ha envejecido en términos jugables pero que más nos va a sorprender en términos visuales. Su aspecto no es el más redondo, claro está, honor que pertenece a la tercera entrega por su condición de ser la más reciente, sin embargo sí es el que más salto visual y técnico experimenta desde su referente de hace casi una década. La vegetación en pantalla mucho más densa, la distancia de dibujado multiplicada, ha sido solucionado la molesta ausencia de sincronía vertical de aquel y el trabajo extra sobre modelados y texturas dejan un salto verdaderamente notorio del que se beneficia el ya lejano debut de Naughty Dog en PlayStation 3. Como es lógico sigue habiendo algunas incoherencias en las animaciones y algunos elementos algo anacrónicos, pero eso es poco menos que inevitable para un videojuego tan lejano pero que, a su vez, también fue tan capaz de sorprendernos en aquella época precisamente en algunos de los elementos que quizá han envejecido peor.

Elena y Nathan, como los buenos amantes cinematográficos, viven un constante tira y afloja a lo largo de las aventuras.

Uncharted 2 y Uncharted 3 han tenido menos problemas para superar el paso del tiempo. Toda la vertiente in-game es un triunfo absoluto ya que estos dos videojuegos ya eran estupendas exhibiciones gráficas y tecnológicas en su momento, y actualmente presentan un aspecto extraordinario gracias a las mejoras. Huelga decir que no pueden competir con los grandes exponentes estéticos de la actual generación de máquinas, sin embargo la nitidez con la que se muestran en pantalla y todas las mejoras que ya hemos relatado para el primer episodio juegan a su favor. En éstos se nota todavía más la ausencia de dientes de sierra y la presencia de filtros. Por su parte el trabajo en cinemáticas de la trilogía completa es fantástico, y si bien en algunos primeros planos se nota que la maestría del estudio en temas de animaciones faciales ha mejorado notablemente desde la entrega original; lo cierto es que el conjunto mantiene el tipo de sobremanera. Existe, además, el mérito extra de introducir la ingente cantidad de vídeos de la trilogía completa en un único Blu-ray, con el mérito extra de que éstos ahora se muestran en Full-HD.

El videojuego, además, permite fijar el motion blur como lo deseemos, adaptándose así a los paladares más exigentes. En lugar de eliminarlo como en otras remasterizaciones, lo que se ha optado por hacer es el poder controlar si queremos que éste se aplique sobre objetos, sobre cámara o sobre ambos. No hay penalización sobre la tasa del frame-rate, así que su aplicación gira alrededor únicamente de lo cosmético y del gusto de cada uno. En este mismo orden de decisiones destaca la posibilidad de disfrutar del programa con las voces en distintos idiomas (incluido inglés y español), con los textos también de libre elección y de forma independiente.

No obstante no todo son buenas noticias. Por un lado la ausencia del multijugador es incomprensible, y la explicación de Naughty Dog de que no quieren "fracturar la comunidad actual" de jugadores se nos antoja insuficiente para una modalidad tan fantástica como la que debutó en el segundo episodio convirtiéndose en uno de los grandes referentes de cómo cuajar un estupendo on-line en un videojuego centrado en la campaña individual.

Independientemente, si ponemos todo en una balanza esta remasterización hará las delicias de todo fan de la saga, y si no lo eras, lo serás.

 

Mañana salé a la venta y estamos impacientes, ¿tienes ya reservada tu copia?

FacebookTwitterInstagram