Main menu

Descubrir Super Mario Maker es como apuntarse a una academia en la que todos sus usuarios son al mismo tiempo profesores y alumnos.

El próximo 11 de septiembre es una fecha importante para Nintendo, porque prácticamente habrán transcurrido 30 años desde el lanzamiento de Super Mario Bros. ¿Cuál va a ser el videojuego encargado de conmemorar tal celebración? Pues aquí viene otra vez la Gran N para sorprendernos, puesto que pocos podrían haberse esperado una maniobra así. En realidad el cumple es el día 13, pero al caer en domingo han tenido que ajustar el lanzamiento comercial.

Se trata en realidad de un editor, Super Mario Maker, un título que cuando se anunció apuntaba ser una curiosidad pero que con el paso del tiempo ha conseguido hacerse un nombre, ganando en atractivo y hasta la palabra "Super" que originariamente no tenía. Nosotros lo tendremos a la venta el viernes pero os queríamos hacer llegar lo que pensamos del videojuego y lo que podemos esperar de él. Os lo explicamos mediante cinco razones para apuntarse a esta particular academia de creación de niveles.

I. Jugar a ser diseñador


A veces es más satisfactorio hacer algo para los demás en lugar de recibirlo. El videojuego parte de esta premisa, la de convertirnos en creadores, en esas personas que durante tantos años nos han estado ofreciendo diversión. Super Mario Maker es meternos en el otro lado, es experimentar lo que se siente siendo un diseñador de niveles, con todo lo que ello implica. Ya veréis como no es tan fácil cuando se ve desde dentro. Estudiar la posición de las plataformas y los enemigos para crear una línea de juego adecuada a nuestras intenciones no siempre os será sencillo… Bueno, siendo honestos más bien nunca.

El "prueba y error" es una constante hasta lograr el nivel que queremos, y en ocasiones lo que teníamos en mente apenas se parecerá a lo que hemos obtenido. Puedes estar creando un nivel una y otra vez hasta que sea algo parecido a lo que tenías en tu cabeza al principio, por lo que puede ser el Mario infinito.

II. Profundidad oculta


Diréis que no hay nada más sencillo que Super Mario Bros. Unos cuantos bloques, algún champiñón por ahí guardado, muchas monedas que recoger y un hombrecillo saltarín. Menudo error, la simplicidad de este clásico es engañadiza. Con este editor lo vamos a descubrir, porque cada una de las herramientas se convierte al final en un multiplicador de las variables que podemos incorporar a nuestro diseño. En otras palabras, tenemos pocos ingredientes, pero las combinaciones son infinitas.

Podemos colocar los clásicos elementos de una forma tradicional, sin experimentos, como lo haría Nintendo. Pero luego podemos volvernos absolutamente locos colocando tuberías, añadiendo goombas para que caigan del cielo o poblando el cielo de Lakitus que hagan la vida imposible a nuestros jugadores-víctimas. Pon una estrella de invencibilidad y un ejército de enemigos enfrente. Coloca trampolines uno encima de otro de forma absurda. Crea un laberinto y pon al final un montón de monedas como recompensa. La profundidad depende solamente de vuestro ingenio, garantizado.

Como quizás ya sepáis, el juego incluye los estilos visuales y mecánicas de cuatro juegos distintos del fontanero. Los tres más clásicos corresponden a los que posiblemente son los tres mejores juegos de plataformas 2D de la historia: Super Mario Bros. Y Super Mario Bros. 3 de NES, y Super Mario World de SNES. Por otra parte tenemos también el estilo moderno de New Super Mario Bros. U, la culminación de la subsaga New que vimos acompañar el lanzamiento de Wii U, y que además fue el primer Mario con gráficos en alta definición. Podéis crear cada nivel eligiendo cualquiera de los cuatro estilos.

III. Fácil de usar


Los estudios de desarrollo cuentan con editores de niveles para crear sus propios videojuegos. Obviamente los hay más y menos fáciles de usar. El de Nintendo ya os aseguramos que se ha hecho para que cualquiera pueda entenderlo. Todo es tan fácil como arrastrar los distintos ítems hasta el lugar donde queremos colocarlos. El mapa de diseño es en realidad una cuadrícula, algo que contribuye a que la precisión sea absoluta.

El editor ofrece muchas posibilidades, y aun así es muy sencillo de controlar gracias a la comodidad del GamePad, desde cuya pantalla táctil podéis acceder fácilmente a todas las opciones de diseño. El primer día que juguéis sólo tendréis a vuestra disposición unos pocos elementos, pero si pasáis tiempo a diario en el editor iréis desbloqueando poco a poco más cosas, y en poco más de una semana lo tendréis todo disponible. De esta manera podéis ir acostumbrándoos gradualmente a todo, aunque este sistema puede resultar un poco engorroso para los más impacientes (si lo sois, siempre podéis hacer trampas con el calendario de la consola). En cualquier caso, no tardaréis en tener todos los elementos, estilos visuales y ambientaciones para usarlos a vuestro gusto.

Tenemos un icono para deshacer la última acción, otro para borrar sólo aquello que no queramos… y cambiar de estilo es tan sencillo como presionar sobre un desplegable. Hasta la opción de seleccionar múltiples objetos o de copiarlos es más sencilla que presionar CTRL+C en el ordenador. Nos ha sorprendido la manera en que Nintendo ha conseguido hacer simple lo complicado, generando una grata experiencia al crear nuestro propios niveles dentro de Super Mario Maker.

Cada estilo de juego respeta las físicas y habilidades de cada juego. Es decir, si estamos jugando en un nivel de 'Super Mario Bros.', no podremos ni hacer el salto en rosca de 'Super Mario World', ni el salto sobre muro de 'New Super Mario Bros.' ni coger carrerilla para flotar durante unos segundos. Solo podremos cambiar entre mundos mientras jugamos a un nivel desde el editor, nunca mientras jugamos de forma normal.

La interfaz del juego está muy bien ordenada y nos permite diferenciar entre tres modos diferentes: Mario 10 o 100, Mundo Online y un listado con todos los creadores. El primer es propiamente un modo offline donde tendremos que superar una serie de niveles con diez o cien vidas pero donde más tiempo quiere que pasemos Nintendo será en la segunda opción jugando las diferentes creaciones de todos los usuarios.

Además, el editor está lleno de secretos y sorpresas, y hay muchos enemigos y elementos que cambian de forma al agitarlos: por ejemplo, las Plantas Piraña se convierten en Plantas Pirómanas (las que lanzan bolas de fuego), y Bowser pasa a ser su hijo Bowsy. Y si combináis cualquier enemigo con un champiñón, lo transformaréis en gigante (y así se volverá más imponente y peligroso). Estos "trucos" añaden mucha más variedad a la hora de crear niveles, y hacen que el editor sea mucho más amplio y lleno de posibilidades de lo que parece a simple vista. Recordad también que es posible usar elementos de manera que no se vieron en los juegos originales, como por ejemplo peces Cheep Cheep flotando por el cielo y Goombas buceando bajo el agua.

Por ponerle algún pero, nos parece que hay pocas ambientaciones. Si bien a la hora de escoger estilo visual el juego es muy generoso al ofrecernos cuatro grandes posibilidades, la cosa nos sabe a poco cuando se trata de escoger el entorno del escenario con sólo seis opciones: Al aire libre (entorno habitual del primer nivel de los Mario), Bajo tierra (clásico escenario subterráneo), Bajo el agua (para niveles acuáticos), Casa encantada, Fortaleza aérea y Castillo. Es cierto que al multiplicarlos por los cuatro estilos gráficos nos salen 24 variedades diferentes de escenarios, pero echamos en falta que haya más posibilidades en este sentido. ¿Dónde están los clásicos escenarios desérticos, nocturnos, nevados y boscosos?

Y ya el último pero que le vemos es la ausencia de los checkpoints, pues resulta incomprensible que no podamos incluir los típicos banderines de etapa de mitad de nivel. En este juego al morir hay que volver siempre al comienzo, lo cual se vuelve frustrante en niveles largos y difíciles.

IV. Compartir creaciones


En busca de los mejores niveles

Si queréis jugar niveles sueltos y encontrar los que mejor se ajusten a vuestros deseos, también es posible. En Explorar niveles hallaréis los mejor valorados por la comunidad, así que vale la pena pasarse a menudo por esta sección para disfrutar de la crème de la crème.

  

Por otra parte, en Explorar creadores hay una lista con los jugadores que han recibido más aplausos por sus niveles, y la opción de acceder a todos ellos. También podéis añadir manualmente a vuestros creadores favoritos, en el caso de que un nivel os haya molado tanto que queráis probar los otros que diseñó la misma persona.

Si no fuera por la opción de compartir los niveles creados esto no tendría mucho sentido. Por suerte, ya sabemos que se pone un especial empeño en la faceta social, integrando la opción de publicar nuestras creaciones una vez estén terminadas. El hecho de saber que otros usuarios jugarán en dicho nivel es la gran motivación que tendremos para esforzarnos. Como otros usuarios pueden puntuarnos con estrellas e incluso dejarnos comentarios sobre su experiencia estaremos ansioso por encender la consola y ver que notificaciones tenemos al respecto.

Lo que no nos ha gustado es que, no sabemos si de momento, sólo se nos deja tener publicados diez de nuestros niveles, una cifra algo reducida si consideramos la adicción que provoca Super Mario Maker

Hasta que no tengamos el juego no sabremos cuantas sorpresas nos han guardado pero nos han dicho que

V. Es un Mario


Podría parecer una tontería, pero el universo Mario ya forma parte de la cultura. Es difícil que enseñes una imagen del primer Super Mario Bros y que alguien no la reconozca. Por eso Super Mario Maker es doblemente interesante, un título con la capacidad de llegar a muchas personas. Su universo es además atractivo para el destinatario, en este caso el usuario de Wii U, que como ya sabemos en esta generación ha atraído principalmente a los fieles seguidores de la compañía.

No es un nuevo videojuego de Mario, pero es en realidad más que eso, es el Meta-Mario, un juego que mira en los adentros de la franquicia para encontrar su identidad y que nosotros podamos ser partícipes de ese descubrimiento. Luego por supuesto tenemos menús muy simpáticos, que el juego nos diga que por fin es domingo, melodías clásicas por todas partes, la posibilidad de sacudir una tortuga verde para que cambie de color… En fin, puro Mario, aunque se trate de un editor y no de un videojuego en su forma tradicional.

Conclusiones

Super Mario Maker funciona muy bien tanto a la hora de crear niveles como a la de jugarlos, aunque le faltan ciertas cosas para desarrollar del todo su enorme potencial. Tenemos la esperanza de que algunas puedan llegar en actualizaciones (en especial una mayor variedad de ambientaciones para los escenarios y la posibilidad de incluir checkpoints), pero hay otras para las que en todo caso habrá que esperar unos años a un Super Mario Maker 2 (cositas que no hemos dicho hoy porque con la lluvia que ha caído queremos ser optimistas). Y es que esperamos que este sea sólo el primer paso de una fórmula que tenga continuidad, porque la idea de crear niveles de Mario va a dar para muchísimo.

Pero incluso como primer paso y pese a que dista de ser perfecto, Super Mario Maker es muy sólido y se pueden hacer auténticas virguerías con él. Su editor es muy intuitivo, completo y fácil de manejar, y su mayor punto a favor es que vamos a poder disfrutar de infinitos niveles en los que la imaginación colectiva de miles de jugadores estará a nuestro servicio usando las mecánicas de los mejores juegos de plataformas 2D de la historia. Y nosotros creemos en la raza humana y especialmente en los amantes del fontanero, muchos de los cuales van a destacar con diseños excelentes. Mediante los menús del juego vamos a poder ir accediendo a los niveles mejor valorados que vayan saliendo, lo cual estamos seguros de que nos brindará una experiencia Mario extraordinaria. Va a ser como si Super Mario Bros., Super Mario Bros. 3, Super Mario World y New Super Mario Bros. U recibiesen expansiones infinitas explorando sus respectivas mecánicas de todas las maneras posibles, lo cual es algo que nos hace muy felices.

 

 

FacebookTwitterInstagram